press to zoom

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/4

La caballería

  La caballería era los ojos y oídos del ejército, podía explorar en vanguardia, buscando señales del enemigo, zonas de acampada, puntos de vadeo de ríos, fuentes de suministro de comida y agua, etc. También era usada para el envío de mensajes.

 

  Las unidades de caballería eran llamadas Alae por su disposición en el campo de batalla, siempre en las alas, es decir, en los flancos de la infantería para protegerla y defenderla de los ataques de la caballería contraria o de los movimientos envolventes del enemigo. También podía usarse para hostigar y romper la formación enemiga. Muchas batallas se ganaron o perdieron por el rendimiento de la caballería.

 

  En esta época tardía, la caballería adquiere más importancia debido a los cambios en la forma de guerrear y a la necesidad de una mayor movilidad.

Reconstrucción de una silla de montar romana

  La Cohors I Gallica se formó como una unidad auxiliar de infantería en el año 10 d.C., pero a finales del siglo I se transformó en una unidad Equitatae, es decir, una unidad mixta de infantería y caballería.

 

  La asociación recrea la forma de montar y de luchar de la caballería tardo romana, contando para ello con réplicas de sillas y arreos de la época. Montando como lo hacían los romanos del imperio tardío, sin estribos, se explica el equipamiento del jinete y del caballo y se realizan diversos ejercicios a galope como cargas con lanza, lanzamiento de jabalinas, ataque y corte con espada.

Greba con adornos de un équite

Équite del siglo III