press to zoom

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/4

La diosa Diana y la caza

  Entre los romanos la caza no fue sólo un medio para obtener alimentos sino que ocupó gran parte del tiempo de ocio, bien para capturar animales para los espectáculos públicos, bien como entretenimiento de las clases altas.

 

  Existen numerosas representaciones de esta actividad y de los ritos sagrados que la acompañaban. En el Arco de Constantino aparecen escenas de caza mayor y el sacrificio previo a la Diosa Diana. También encontramos ejemplos en numerosos mosaicos ya que era tema favorito entre los propietarios de las villas: La Olmeda (Palencia), Centcelles (Tarragona), Cardeña- Gimeno (Burgos), Villa del Casale (Piazza Armerina, Sicilia),….

  La Cohors Prima Gallica recrea varias de estas escenas. El domine de una villa realiza una ofrenda a la Diosa Diana con la presencia de su familia, siervos y el grupo de cazadores que le acompaña. Una breve explicación de personajes, indumentaria y materiales precede a las escenas de caza menor y mayor, que intentamos reproducir tomando como referencia los documentos gráficos de la época.

Domine realizando la ofrenda a la diosa Diana

Ofrenda a Diana del mosaico de la caza menor de la Villa del Casale, Piazza Armerina.

La familia, con sus siervas, preprada para realizar la ceremonia antes de la cacería

  LA CAZA MENOR

  La escena representa la caza de una liebre por parte de un domine acompañado de un rastreador (indagator) y un siervo que porta los materiales y viandas necesarios para el buen término de esta actividad.

El rastreador localiza a la presa y la captura con una red especíal

Caza de liebre con bidente.

Mosaico de la Villa del Casale, Piazza Armerina

  LA CAZA MAYOR

  Tras elegir el lugar idóneo, los siervos y cazadores colocan las redes y los pasillos correspondientes para dar paso a la caza de un ciervo (VENATIO). Intervienen diferentes personajes (vestigadores, alatores, presores…) cada uno con una función concreta y, tras sonar el cuerno, aparece el ciervo que, poco a poco, se irá conduciendo hacia la red, donde se le lancea, siendo el domine el encargado de dar el golpe de gracia.

Cazadores preparando la red-trampa para ciervos

Mosaico de la Villa del Casale, Piazza Armerna (Fotografía de Dr. James D´Emilio)

La presa, sin escapatoria, queda atrapada en la red a merced de los cazadores

"Montium domina ut fores, silvarumque virentium,

saltuumque reconditorum, amniumque sonantum..."

 

(Señora de las montañas, de los verdes bosques,

de las cañadas apartadas, de los ríos caudalosos...)